Notas del Cuaderno de Fotografía (3)

Caliobtura Corporación de Fotografía


Sentir o no sentir, esta es la cuestión

Por Gerardo Flórez Reina


Seguramente ha escuchado la expresión <pellízquese mijo> para reclamar atención. No obstante, la alusión literal hace referencia a los sentidos, ¿está despierto? ¿está vivo? Más allá de los parámetros médicos vitales de pulso, respiración o dilatación de la pupila, la manera cómo alguien se da cuenta del estado vital de una persona, es por su reacción al estímulo de los sentidos: sonido, dolor, olor, encandilamiento o tacto.

Foto: Cortesía Jorge Orozco


Los sentidos son el primer nivel de contacto físico con el mundo que nos rodea de frío, calor, dolor, olor, tamaño o escala; claro, oscuro, color, forma etc. Este, también es el vehículo que nos conduce a las emociones, un nivel más elevado y complejo de los sentidos, relacionados con el constructo individual y social o cultural y a conceptos como bondad, maldad, belleza, alegría, tristeza, empatía, o a nociones como equilibrio, aislamiento, soledad, atmósfera.

"La primavera". Sandro Botticelli. 1477-1482. Internet


Ese esplendoroso amanecer que representó el renacimiento, después de la larga noche medieval, significó el retorno al humanismo, al despertar y liberación de los sentidos y las emociones, con ello, al florecimiento como nunca, de la cultura y las artes en todas sus expresiones de literatura, pintura, escultura, música, teatro lo cual produjo genios como Giotto, Peregrino, Botticelli, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Tiziano en pintura entre muchos otros; Verrocchio, Donatello y Miguel Ángel en escultura; Dante, Petrarca, Boccaccio, Maquiavelo en literatura; cimentó las bases del modernismo que en su edad temprana produjo el romanticismo el cual en música nos dejó genios como Beethoven, Schubert, Mendelsshon, Berlioz, Liszt, Chopin, Wagner, Schumann y Verdi entre otros.


“Il Baccanale degli Andrii” Tiziano. 1523-1526. Internet


La referencia a está época de la historia y el retorno al humanismo, tiene que ver con su producción cultural la cual centra la atención en la humanidad individual y colectiva y apela como nunca al tema que nos ocupa, las emociones. Es un referente cultural por excelencia para la producción artística sobre las emociones y mal podríamos trabajar este tema sin estudiarla.


Esta época también cimentó las bases del desarrollo de la ciencia y la tecnología, como las conocemos hoy. La fotografía, es una hija de este proceso: del desarrollo de la física, a través de la óptica de las lentes; de la química, a través de las sales que permitieron la fijación de las imágenes en el revelado inicial, pero como arte, es una hija (o hermana, como quieran) de la pintura.

Foto: Cortesía Jorge Orozco


Ahora bien, trabajar el tema de las emociones, en fotografía, a la altura artística de las referencias mencionadas, en mi concepto, no es un tema de días ni semanas, es un tema de años que requiere una buena aproximación al tema, conocimiento o más bien dominio de la herramienta de trabajo (cámara, luces) y meridiana claridad del mensaje e imágenes que se quiere. Desde este punto de vista, la nota pretende provocar una reflexión como punto de partida para abordar el tema con alguna profundidad. Por ello, y reconociéndome apenas como un “iniciado” en fotografía, le he pedido a mi buen amigo y fotógrafo profesional Jorge Orozco, me facilite algunas de sus magníficas imágenes para ilustrar esta nota.


@gflorezr

Cali, abril de 2021

Entradas destacadas
Entradas recientes